/Audio_1909/401_040 1. Génesis Chap 40 - Reina Valera 1909 - Dieu-en-ligne.com

Reina Valera 1909

Génesis

Votre navigateur ne supporte pas HTML5? Lecture à partir de votre propre lecteur

Prédications texte

Vous me chercherez, et vous me trouverez 11/12/2016

Les récits dans la Bible de jugements divins, ainsi que la réalité de l’enfer, sont des éléments du message chrétien q...

Halloween approche 21/10/2016

Les chrétiens doivent réfléchir à Halloween et décider comment ils vont réagir à cette fête en tant qu’individus et en...

L'islam modéré est un mythe... 19/06/2016

Traduction de vidéo YouTube: Muslims are NOT Moderate. Western Muslims Admit the Truth. (Les musulmans ...

Que ta foi ne défaille point! 07/02/2016

17. La foi donc est de l'ouïe; et l'ouïe par la parole de Dieu. Romains 10:17 5. Confie-toi de tout ton cœur en l...

Où sont les évangélistes? 15/01/2016

Publié par EBTM dans "Le mot du pasteur." L’annonce de la Bonne Nouvelle concerne tous ceux qui rachetés par le S...

Dieu en premier 06/12/2015

3. Tu n'auras point d'autres dieux devant ma face. Exode 20:3. Les gens peuvent parfois oublier leurs priorités d...

Chapitre 40

Y ACONTECIÓ después de estas cosas, que el copero del rey de Egipto y el panadero delinquieron contra su señor el rey de Egipto.

1.

Y enojóse Faraón contra sus dos eunucos, contra el principal de los coperos, y contra el principal de los panaderos:

2.

Y púsolos en prisión en la casa del capitán de los de la guardia, en la casa de la cárcel donde José estaba preso.

3.

Y el capitán de los de la guardia dió cargo de ellos á José, y él les servía: y estuvieron días en la prisión.

4.

Y ambos á dos, el copero y el panadero del rey de Egipto, que estaban arrestados en la prisión, vieron un sueño, cada uno su sueño en una misma noche, cada uno conforme á la declaración de su sueño.

5.

Y vino á ellos José por la mañana, y mirólos, y he aquí que estaban tristes.

6.

Y él preguntó á aquellos eunucos de Faraón, que estaban con él en la prisión de la casa de su señor, diciendo: ¿Por qué parecen hoy mal vuestros semblantes?

7.

Y ellos le dijeron: Hemos tenido un sueño, y no hay quien lo declare. Entonces les dijo José: ¿No son de Dios las declaraciones? Contádmelo ahora.

8.

Entonces el principal de los coperos contó su sueño á José, y díjole: Yo soñaba que veía una vid delante de mí,

9.

Y en la vid tres sarmientos; y ella como que brotaba, y arrojaba su flor, viniendo á madurar sus racimos de uvas:

10.

Y que la copa de Faraón estaba en mi mano, y tomaba yo las uvas, y las exprimía en la copa de Faraón, y daba yo la copa en mano de Faraón.

11.

Y díjole José: Esta es su declaración: Los tres sarmientos son tres días:

12.

Al cabo de tres días Faraón te hará levantar cabeza, y te restituirá á tu puesto: y darás la copa á Faraón en su mano, como solías cuando eras su copero.

13.

Acuérdate, pues, de mí para contigo cuando tuvieres ese bien, y ruégote que uses conmigo de misericordia, y hagas mención de mí á Faraón, y me saques de esta casa:

14.

Porque hurtado he sido de la tierra de los Hebreos; y tampoco he hecho aquí porqué me hubiesen de poner en la cárcel.

15.

Y viendo el principal de los panaderos que había declarado para bien, dijo á José: También yo soñaba que veía tres canastillos blancos sobre mi cabeza;

16.

Y en el canastillo más alto había de todas las viandas de Faraón, obra de panadero; y que las aves las comían del canastillo de sobre mi cabeza.

17.

Entonces respondió José, y dijo: Esta es su declaración: Los tres canastillos tres días son;

18.

Al cabo de tres días quitará Faraón tu cabeza de sobre ti, y te hará colgar en la horca, y las aves comerán tu carne de sobre ti.

19.

Y fué el tercero día el día del nacimiento de Faraón, é hizo banquete á todos sus sirvientes: y alzó la cabeza del principal de los coperos, y la cabeza del principal de los panaderos, entre sus servidores.

20.

E hizo volver á su oficio al principal de los coperos; y dió él la copa en mano de Faraón.

21.

Mas hizo ahorcar al principal de los panaderos, como le había declarado José.

22.

Y el principal de los coperos no se acordó de José, sino que le olvidó.

23.