Reina Valera 1909

Apocalipsis

Chapitre 1

LA revelación de Jesucristo, que Dios le dió, para manifestar á sus siervos las cosas que deben suceder presto; y la declaró, enviándola por su ángel á Juan su siervo,

1.

El cual ha dado testimonio de la palabra de Dios, y del testimonio de Jesucristo, y de todas las cosas que ha visto.

2.

Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas: porque el tiempo está cerca.

3.

Juan á las siete iglesias que están en Asia: Gracia sea con vosotros, y paz del que es y que era y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de su trono;

4.

Y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y príncipe de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos ha lavado de nuestros pecados con su sangre,

5.

Y nos ha hecho reyes y sacerdotes para Dios y su Padre; á Él sea gloria é imperio para siempre jamás. Amén.

6.

He aquí que viene con las nubes, y todo ojo le verá, y los que le traspasaron; y todos los linajes de la tierra se lamentarán sobre Él. Así sea. Amén.

7.

Yo soy el Alpha y la Omega, principio y fin, dice el Señor, que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.

8.

Yo Juan, vuestro hermano, y participante en la tribulación y en el reino, y en la paciencia de Jesucristo, estaba en la isla que es llamada Patmos, por la palabra de Dios y el testimonio de Jesucristo.

9.

Yo fuí en el Espíritu en el día del Señor, y oí detrás de mí una gran voz como de trompeta,

10.

Que decía: Yo soy el Alpha y Omega, el primero y el último. Escribe en un libro lo que ves, y envía lo á las siete iglesias que están en Asia; á Efeso, y á Smirna, y á Pérgamo, y á Tiatira, y á Sardis, y á Filadelfia, y á Laodicea.

11.

Y me volví á ver la voz que hablaba conmigo: y vuelto, vi siete candeleros de oro;

12.

Y en medio de los siete candeleros, uno semejante al Hijo del hombre, vestido de una ropa que llegaba hasta los pies, y ceñido por los pechos con una cinta de oro.

13.

Y su cabeza y sus cabellos eran blancos como la lana blanca, como la nieve; y sus ojos como llama de fuego;

14.

Y sus pies semejantes al latón fino, ardientes como en un horno; y su voz como ruido de muchas aguas.

15.

Y tenía en su diestra siete estrellas: y de su boca salía una espada aguda de dos filos. Y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza.

16.

Y cuando yo le vi, caí como muerto á sus pies. Y Él puso su diestra sobre mí, diciéndome: No temas: yo soy el primero y el último;

17.

Y el que vivo, y he sido muerto; y he aquí que vivo por siglos de siglos, Amén. Y tengo las llaves del infierno y de la muerte.

18.

Escribe las cosas que has visto, y las que son, y las que han de ser después de éstas:

19.

El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y los siete candeleros de oro. Las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias; y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.

20.

Version audio

Votre navigateur ne supporte pas HTML5? Lecture à partir de votre propre lecteur

Prédications texte

Les échecs sont nos tremplins vers le succès 21/01/2018

Dans mon travail d'évangéliste, j'ai rencontré beaucoup trop de gens qui ont une vision négative d'eux-mêmes, ils sont... lire la suite

Votre nourriture a-t-elle été sacrifiée aux idoles? 21/01/2018

8. Ce que j'ouïs bien, mais je ne l'entendis point, et je dis : Mon Seigneur, quelle sera l'issue de ces choses? ... lire la suite

Un chrétien peut-il manger halal 18/01/2018

25. Mais à l'égard de ceux d'entre les gentils qui ont cru, nous en avons écrit, ayant ordonné qu'ils n'observent rien... lire la suite

Qui étaient les Nicolaïtes 16/01/2018

14. Mais j'ai quelque peu de chose contre toi : c'est que tu en as là qui retiennent la doctrine de Balaam, lequel ens... lire la suite

Marche pour Jésus 18/12/2017

En parcourant quelques vieux dossiers ce matin j'ai trouvé un vieux pdf que j'avais envoyé à un pasteur à Bordeaux il ... lire la suite

Le père Noël est un imposteur! 05/12/2017

9. Et n'appelez personne sur la terre votre père : car un seul est votre Père, lequel est dans les cieux. Matthieu 23... lire la suite